Se trata de una posición que fortalece estos grupos musculares, al tiempo que trabaja sobre otras partes de la fisonomía, previniendo posibles problemas de espalda.

Si pensabas que los ejercicios de abdominales clásicos, con sus correspondientes variantes, eran la mejor manera para conseguir una tableta de chocolate bien definida, los investigadores de la Universidad de Jarvard, están dispuestos a sacarte de tu error.

En vez de las soluciones tradicionales, parece ser que la prestigiosa institución, ha encontrado una alternativa más eficiente.

Se puede empezar con uno o dos minutos, pero la idea es ir aumentando, día tras día, hasta llegar a alcanzar cinco minutos o más de un tirón.

Según estos expertos, sería necesario efectuar un cambio radical en las propuestas, a las que tradicionalmente se recurre a la hora de fortalecer estos músculos. De hecho, poco a poco se va verificando un cambio real en la tendencia. ¿Cuál es, entonces, la opción más recomendable y más completa?

Abdominales mirando al suelo.

La respuesta se halla en los así denominados planchas, un ejercicio rutinario que se está volviendo cada vez más popular por su efectividad. Para realizarlos, es necesario, como primer paso, acostarse sobre el suelo boca abajo. Dobla después los codos, apoyándote sobre tus antebrazos, formando un ángulo próximo a los 90 grados, y dejando la espalda recta.

Por lo que respecta al cuerpo, este debe formar una línea desde la cabeza hasta los talones, con las piernas rectas y juntas, sostenidas únicamente por las puntas de los pies. Cuando se adopta esta posición se deben tensar los músculos abdominales, al tiempo que las caderas deben permanecer ligeramente elevadas.

Inicialmente se puede empezar manteniendo la postura durante uno o dos minutos, pero la idea es incrementar el tiempo día tras día hasta alcanzar cinco minutos o más de un tirón. Con variaciones de la posición se puede también modificar la intensidad del esfuerzo.

A diferencia de los ejercicios de abdominales clásicos, que fortalecen solo dichos músculos, las planchas trabajan diferentes partes que definen mejor la figura, entre ellas algunos grupos musculares de la espalda, de los brazos, de los glúteos y de los flancos.