1.Espinacas.

La espinaca es una de las verduras de hoja verde con más nutrientes que podemos consumir.

Es uno de los vegetales más ricos en proteínas y, además, contiene múltiples aminoácidos esenciales.
También contiene altas cantidades de folato, manganeso, magnesio, hierro, potasio, calcio, vitamina A y vitamina C.
Además de su alto contenido en proteínas, la espinaca contiene compuestos con gran poder antioxidante y que, además, permiten reducir la inflamación.
Como propuesta te sugerimos lo siguiente: una ensalada de espinacas, fresas y nueces.

2. El berro
El berro es una planta crucífera (como el brócoli o las coles de Bruselas) que tiene un alto contenido de proteínas.

Asimismo, también tiene buenas cantidades de vitaminas A, del grupo B y C y minerales (calcio, manganeso y potasio).
Por otro lado, conviene saber que si elegimos hervir el berro en agua perderá todo su contenido de antioxidantes. Intentaremos, por tanto, comerlos crudos en ensaladas.


3. Brotes de alfalfa

¿Has probado ya los brotes de alfalfa? Dan un toque origina a nuestros platos y apenas tienen calorías, pero sí múltiples nutrientes.

También contienen vitaminas del grupo B, C y K y minerales como el hierro, magnesio, fósforo, zinc y cobre.
Como dato que nos puede interesar también a todos cabe destacar que los brotes de alfalfa son muy buenos para reducir el colesterol malo (LDL), para aliviar los síntomas de la menopausia y también para prevenir la osteoporosis.

¿Cómo resistirse a ellos?

4. Col china

La col china te encantará. Y es que no solo podrás bajar de peso con salud gracias a ella, sino que ofrece, además, un toque sabroso y original a todos nuestros platos.

Contiene un gran aporte en proteínas, así como calcio, potasio, manganeso, hierro y vitaminas A, C y K.
Por otro lado, y gracias a su poder antioxidante, podremos combatir diferentes tipos de cáncer.
No dudes en buscar la col china en tus mercados.

5. Espárragos

l espárrago es un vegetal muy conocido por tener un alto contenido de nutrientes. Por ejemplo, con 134 gramos de espárragos conseguimos de media unos 2,9 gramos de proteína.

También es una excelente fuente de vitaminas A, del grupo B, K y minerales (cobre, manganeso, fósforo y magnesio).
Destacar, a su vez, su contenido en fructooligosacáridos, los cuales tienen una acción prebiótica al estimular el crecimiento de bacterias beneficiosas en nuestra flora intestinal.