Muchas personas realizan dieta obteniendo resultados exitosos. Sin embargo, en poco tiempo contemplan cómo la reducción de su peso ha sido un espejismo, sufriendo lo que se denomina “efecto rebote”.

Este cambio puede generar problemas en la salud de las personas, por lo que se debe evitar ya que predispone al organismo a rechazar la pérdida permanente de peso.

Es por ello que desde unComo.com te explicamos cómo evitar el efecto rebote después de una dieta para que evites volver a coger el peso inicial que tenías al comenzar tu plan de adelgazamiento.

Causas del efecto rebote.

Si padeces el efecto rebote, debes tener claro que son varias las causas que generan este problema. Una de las principales es que es probable que hayas dejado de practicar los hábitos saludables de la dieta y hayas retomado aquellos que te llevaron a engordar.

Entre estos hábitos destaca por encima del resto la puesta en marcha de una dieta a base de una alimentación poco equilibrada, de modo que eliminaste nutrientes o grupos de alimentos completos. Una ausencia que te generó un déficit nutricional importante.

El efecto rebote también se produce si has dejado de practicar ejercicio físico de manera regular.

Consejos para evitar el efecto rebote

 

  1. Olvídate de las dietas exprésy que te garantizan increíbles pérdidas de peso en poco tiempo: la clave para perder peso y evitar el efecto rebote después de una dieta es que la pérdida de peso sea progresiva y constante. Por lo general, lo más saludable y recomendado por los nutricionistas es perder de 1 a 1,5 kilo por semana para garantizar no volver a engordar.
  2. Para evitar el efecto rebote después de una dieta es importante que en primer lugar sigas los hábitos alimentariosque te haya aconsejado un profesional. Normalmente, al terminar una dieta hipocalórica, el nutricionista establece unas pautas de una dieta denominada como “Dieta de mantenimiento” que ayudan a evitar el efecto rebote.
  3. Practicar ejerciciouna vez finalizada la dieta se convertirá en un aspecto crucial para que mantengas el peso que has conseguido. Asimismo, esta actividad mejorará tu estado de salud y de ánimo. La práctica de deporte te resultará muy beneficiosa para mantener el peso y dejarlo de hacer supone un error que te hará recuperar rápidamente el peso perdido.
  4. Olvídate de comer como lo hacías antes: después de hacer una dieta, es probable que hayas aprendido a comer de manera equilibrada y saludable; por lo tanto, si has logrado tu objetivo, de nada te servirá si, al terminarlo, vuelves a hábitos poco saludables como comer fritos, hincharte a hidratos de carbono o atiborrarte de dulces. Sigue las pautas saludables marcadas por tu nutricionista para evitar el efecto rebote después de una dieta.