Realiza ejercicios por intervalos 2 o 3 días de esta semana. Los ejercicios por intervalos de alta intensidad se han vuelto más populares.
Son conocidos por quemar calorías, pero específicamente queman mayores cantidades de grasa corporal en comparación con los ejercicios cardiovasculares tradicionales.

Un estudio que llevó a cabo la universidad de Virginia descubrió que las personas que realizaron 3 de 5 sesiones cardiovasculares por semana con intervalos quemaron más grasa abdominal, aunque técnicamente quemaron las mismas calorías durante la rutina de entrenamiento.
La mayoría de las máquinas de los gimnasios vienen con programas por intervalos.

Puedes realizar programas por intervalos en las cintas caminadoras, bicicletas estacionarias y máquinas elípticas.

Puedes crear tu propio programa de ejercicios por intervalos de alta intensidad alternando entre periodos breves de ejercicios de muy alta intensidad con periodos más largos de ejercicios de intensidad más moderada.

Por ejemplo, puedes alternar entre carreras de 1 minuto y 5 minutos de trotar.

Comprométete a realizar al menos 30 minutos de ejercicios cardiovasculares 5 días por semana.

Además del entrenamiento por intervalos, los estudios han demostrado que es igual de importante hacer al menos 30 minutos de ejercicios cardiovasculares cada semana para ayudarte a reducir la grasa abdominal.

Para disminuir específicamente la grasa abdominal, algunos profesionales de la salud incluso recomiendan hacer hasta 60 minutos al día de actividades aeróbicas para tener un efecto más significativo en la grasa visceral.

Prueba ejercicios como caminar, andar en bicicleta, nadar, hacer senderismo, correr, usar una máquina elíptica o una máquina de remo.
Trata de realizar dichas actividades a un ritmo moderado. Esto generalmente se describe como cuando es posible, pero difícil, mantener una conversación al realizar la actividad.

Aumenta tus niveles de actividad diaria. Las actividades del estilo de vida son una excelente forma de incorporar más ejercicios a tu día.

Se ha demostrado que ser más activo a lo largo del día tiene beneficios similares a realizar 150 minutos de ejercicios cardiovasculares planificados por semana.

Elige momentos del día en los que estés sedentario, como cuando miras televisión, estás en la hora de descanso en la oficina o camino al trabajo e introduce actividades en ellos.

Busca momentos en los que puedas moverte más o dar más pasos.

Por ejemplo, haz abdominal, lagartijas y planchas durante los cortes comerciales.

Estírate mientras estás atorado en el tráfico y camina alrededor de la oficina durante la hora de descanso.

También considera la posibilidad de comprar un podómetro o descargar una aplicación para contar los pasos en tu celular.

Así podrás llevar un registro de lo activo que eres durante el día; además, es una buena forma de ver cuánto has aumentado tu nivel de actividad.