Pocos alimentos pueden ser tan saludables como la avena. Los estudios realizados sobre ella, nos dicen, que es un maravilloso regulador metabólico, es decir, depurará todo aquello que sobra de nuestro organismo, y cubrirá además, carencias. Cuida de nuestro corazón, de nuestro intestino, sin olvidar obviamente, que nos ayuda perder peso.

Beneficios de la avena.

  1. Reduce el colesterol y cuida de nuestro corazón.

Basta con tomar una infusión de avena en ayunas, para bajar el colesterol. Sus aceites ricos en omega 6 y ácido linoléico, constituyen las llamadas grasas buenas, capaces de reducir el colesterol malo, y cuidar de nuestro corazón

  1. Baja en calorías.

La avena tiene muy pocas calorías, y dispone además de un efecto saciante. Sus grasas son muy saludables, contiene fibra, vitaminas, minerales, oligoelementos y fibra. Es sin duda un súper-alimento.

  1. Depurativa.

Dispone de unos aminoácidos que nos inducen a producir lecitina en el hígado, necesario para ayudarnos a depurar nuestro organismo. Consumir avena nos permitirá limpiar las paredes de las arterias, arrastrando gracias a la fibra, los depósitos de grasa que se forman en ellas.

  1. Controla el azúcar

La avena es muy recomendable para los diabéticos. Su fibra soluble mejora la digestión del almidón y mantiene estables los niveles de glicemia. Un aliado maravilloso para estos casos.

  1. Mejora la digestión

La avena reduce nuestros ácidos biliares, facilitando el tránsito y evitando así el estreñimiento. Además, sus carbohidratos son de absorción lenta, lo cual nos aporta una sensación de saciedad perfecta, para ir perdiendo kilos y no tener la necesidad de comer entre horas, o comer demasiado.

¿Cómo Tomar el Agua de Avena Para Bajar de Peso?

Toma avena en ayunas para adelgazar, durante un mes seguido. Esto te permitirá estar saciada para toda la mañana y nos dará la energía y fibra necesaria para empezar el día. También puedes tomar otro vaso antes de tus comidas principales.

 ¿Cómo tomarla?

  • Coge una taza de avena, una ramita de canela y dos litros de agua.
  • En la batidora, pon la avena acompañada por un vaso de agua, y obtén una mezcla homogénea. Después puedes incluir ya el resto de agua, la canela, y el endulzante que desees, o bien estevia o dos cucharaditas de miel.

Después, pon el agua en el refrigerador, así la tendrás para todo el día.