La artrosis es una enfermedad reumática, que se produce por el desgaste del cartílago articular, un componente cuya función es amortiguar y evitar el roce entre las piezas óseas.

Su aparición está relacionada con el deterioro biológico de la edad. No obstante, puede producirse desde edades tempranas por la práctica de malos hábitos, una enfermedad o un traumatismo.

Por esta razón, en esta ocasión queremos hacer una mención especial a estos 5 alimentos que benefician a los pacientes con esta condición.

¡Descúbrelos!

  1. El Tofu.

Este alimento bajo en calorías y rico en compuestos antioxidantes, es una alternativa saludable para potenciar el alivio de los síntomas de la artrosis.

Su significativo aporte de calcio, contribuye a proteger las piezas óseas y articulares. Así evita el deterioro prematuro de los cartílagos que las protegen.

Contiene una mínima ración de ácidos grasos omega 3 que, junto a sus minerales, alivian el exceso de inflamación en los tejidos articulares.

  1. El Melón.

El melón es una fruta baja en calorías, que se puede incorporar en todos los planes de alimentación, sin importar la edad.

Conocido por su alta composición de agua, más del 90%, es un alimento muy recomendado para las personas con dificultades articulares.

Esta cualidad le confiere un potente efecto diurético, ideal para aliviar la retención de líquidos, que empeora la inflamación de los tejidos.

  1. Pescado azul.

El pescado azul es un alimento moderado en calorías que, a diferencia de otras carnes, cuenta con agentes antiinflamatorios que benefician la salud de los pacientes, con problemas en sus articulaciones.

Es una fuente muy importante de proteínas de alta calidad que, tras ser absorbidas, ayudan a proteger los cartílagos para que no se sigan deteriorando.

Gracias a su aporte de ácidos grasos omega 3, promueve la desinflamación de los tejidos.

  1. Frutos cítricos.

Los frutos cítricos son una de las fuentes de vitamina C más poderosas, que encontramos en la naturaleza. Así, gracias a su efecto antioxidante, son excelentes aliados de los pacientes con artrosis.

Este nutriente esencial está implicado en la formación de colágeno y proteoglicanos, dos componentes principales de los cartílagos que protegen las articulaciones.

Su acción antioxidante y antiinflamatoria, inhibe la actividad de los radicales libres, responsables del envejecimiento temprano de los tejidos.

  1. Semillas de linaza.

Los ácidos grasos omega 3 que contienen las semillas de linaza, son buenos aliados para controlar la inflamación de los tejidos en los pacientes con artrosis.

Su consumo como complemento dietario promueve el alivio del dolor y, a largo plazo, fortalece los cartílagos para detener el avance de su desgaste.