Quitar las verrugas de la piel, molestas y antiestéticas, utilizando remedios naturales es posible.

Las verrugas, aunque suelen ser indoloras, pueden producir picor o dolor.

Las manos y los pies son dos de las zonas del cuerpo en las que suelen aparecer con más frecuencia.

Aunque conviene consultar al médico para determinar la causa de aparición de las verrugas y aplicar el tratamiento más adecuado (sobre todo cuando se trata de las zonas íntimas o de la cara), en otros casos podemos recurrir a la farmacia u optar por algunos remedios o hierbas naturales.

La patata para eliminar verrugas es uno de los remedios más conocidos.

Frotar el interior de la cáscara de la patata cruda, dos veces al día, sobre la verruga. Si funciona, en poco tiempo la verruga ennegrecerá, se secará y finalmente se caerá.

La leche de las hojas de la higuera es un buen remedio contra las verrugas. Debe frotarse dos veces al día, durante al menos cinco minutos. A continuación, enjuagar con agua fría. Los efectos tardan unos días en ser visibles.

Orina para las verrugas

Sí, has leído bien, el amoniaco que contiene la orina resulta ser un remedio bastante eficaz para eliminar las verrugas. Después de limpiar y secar la zona a tratar se aplica la orina, tres veces al día y durante un par de semanas.

Un remedio que también puede dar resultado es ponerse una rodaja de piña fresca en la zona de las verrugas y frotar, al menos varias veces al día.

Otra alternativa con frutas es la cáscara de naranja o el zumo de cítricos. Se aplica varias veces al día con ayuda de una gasa.

En un par de semanas la verruga puede desaparecer.

Aceites esenciales para quitar verrugas.

Aceite esencial de tomillo, con efecto antiviral y antibiótico. Humedecer un algodón con unas gotas, aplicar sobre la piel y dejarlo durante unas 2 horas. Retirarlo y volver a aplicar.

Aceite esencial de orégano, con efecto antibacteriano y antiviral. Aplicar un par de gotas directamente sobre la verruga y dejar actuar. Repetir dos veces/día.

Aceite de árbol de té, apreciado por sus propiedades antibióticas y antivirales.

Aplicar unas gotas sobre la verruga y dejar actuar. Repetir entre 2-3 veces al día.

Aceite esencial de menta, con efecto antiviral. Humedecer un algodón con unas gotas, aplicar sobre la verruga y dejar tapado durante toda la noche.

Repetir varios días seguidos.