La espirulina es un suplemento muy efectivo debido a sus tres propiedades o efectos para adelgazar principales: es saciante, acelera el metabolismo basal, y te ayuda a quemar grasas. Conoce más en detalle para qué sirve la espirulina.

  1. Controlar el apetito.

Como el resto de las algas, tiene efecto saciante. Por eso, el consumo de espirulina es ideal para controlar el apetito, ya que suma muy pocas calorías pero igualmente te quita el hambre.

Este poder saciante se debe a que la espirulina contiene un gran porcentaje de fibra (mucílagos) que aumentan su tamaño en el interior del cuerpo y te dan la sensación de que has comido más de lo que realmente has comido.

Además, contiene carbohidratos complejos que regulan el nivel de glucosa en la sangre, uno de los factores que intervienen en el aumento del apetito.

  1. Acelerar el metabolismo.

Su rica composición en aminoácidos, vitaminas y minerales, hacen de la espirulina un alimento ideal para acelerar el metabolismo y controlar la absorción de grasas.

A esto hay que sumar que, debido a su bajo aporte calórico, la espirulina es considerada un alimento de calorías negativas. Es decir que, al comerlas, gastas más calorías en el proceso de masticación, digestión, etc., que las que te suma la espirulina.

  1. Quemar grasas.

La espirulina también favorece la movilización de los depósitos grasos del cuerpo, un mecanismo que es imprescindible para la pérdida de peso. Es por eso que se le atribuye un efecto quemagrasa o termogénico.

Cómo Tomar la Espirulina.

El consumo de spirulina, en sus diferentes presentaciones, puede ser muy beneficioso. Sin embargo, una dosis inapropiada de espirulina, quizás te ocasione efectos adversos. Por eso, antes de consumirla, informate cómo tomar la espirulina de manera segura.

Teniendo en cuenta estas advertencias, que deberás consultar previamente con tu médico, existen ciertas convenciones acerca de cómo tomar la espirulina:

  • En dietas hiperproteicas,se indica consumir entre 3 y 5 grs por día, dependiendo de tu peso, siempre y cuando no tengas ninguna contraindicación para su consumo. Esto equivale a:

 

una cucharadita, de rasa a colmada, de spirulina en polvo o

6 a 10 comprimidos de 500 mg cada uno.

 

  • En el caso de niños con déficit nutricional,la dosis es de 500 mg cada 10 kilogramos de peso. Sin embargo, conviene insistir, que sólo el pediatra puede determinar la seguridad de su uso.

Ten en cuenta que la dosis varía, de acuerdo a su presentación, ya que la espirulina se comercializa en polvo, comprimidos, cápsulas o tabletas.