El dolor lumbar se puede aliviar de forma eficaz, con remedios bastante simples, aplicados de forma continua, con tratamientos de acción rápida.

El dolor lumbar o lumbalgia, es un tipo de dolor, que puede llegar a ser muy fuerte y persistente, si no se trata de la forma adecuada.

Lo que compone la zona lumbar es una estructura con elementos conectados y superpuestos, que de irritarse o presentar algún problema, pueden desembocar en dolor lumbar, o un dolor que se extienda a otras partes de nuestro cuerpo.

Es un dolor bastante habitual, pues un 70% de personas, pueden llegar a experimentarlo en algún momento de su vida. Los síntomas más habituales pueden ser hormigueo, sensación de ardor, sensación de dolor agudo, o dolor seco, dolor intenso, que pueden llegar a irradiar en otras zonas, como las piernas, la cadera, la parte inferior del pie, pueden provocarte espasmos musculares…

Consejos para aliviar el dolor lumbar:

1. Tumbarse con las piernas en alto.

Esta técnica de relajación es muy buena para aliviar el dolor lumbar. Nos tumbaremos en el suelo, y apoyaremos las pantorrillas en lo alto de una silla, mientras tengamos nuestras rodillas dobladas en un ángulo de 90 grados. Esta postura es tan buena porque reduce la presión en la espalda, y además, puede resultarnos verdaderamente cómoda

2. Hay que evitar la actividad física, durante las primeras horas de dolor.

Esto nos podrá ayudar a disminuir una posible inflamación futura.

3. Aplicar una compresa caliente o fría.

Para aliviar el dolor en la zona afectada, se puede aplicar una compresa caliente o fría (según prefiramos). Se recomienda aplicar hielo, durante los primeros dos o tres días de dolor, y después usar calor.

4. Para dormir.

Nuestra posición a la hora de dormir debe ser fetal, pues esta nos ayuda a aliviar la presión de la espalda.

5. Analgésicos.

Si el dolor que sufrimos no es intenso, siempre podemos recurrir a algún analgésico de venta libre. Igualmente, no es recomendable tomarlos sin supervisión médica, y mucho menos excedernos en su consumo.

6. Masajes.

No menosprecies el poder de los masajes, pues pueden ayudarte a disminuir significativamente el dolor. Es muy importante y recomendable hacerlos de la mano de un verdadero especialista, ya que si se hace de forma incorrecta, es probable que incluso llegue a empeorar el problema.

7. No reposes demasiado.

Si empieza a dolerte la espalda de forma puntual, siempre es recomendable el descanso y reposo en un primer momento. Después, para ayudarnos a estimular la circulación, debemos levantarnos y caminar al menos durante media hora cada tres horas. De otra manera, podemos correr el riesgo de quedarnos rígidos y en cualquier momento el dolor lumbar puede agravarse. Quedarse en la cama tanto tiempo no es beneficioso para los dolores de espalda.