Las propiedades de la moringa para adelgazar pueden atribuirse, principalmente, a su alto contenido de nutrientes, en contraste con su bajo contenido de grasa. Esto convierte a la moringa en un sustituto ideal bajo en calorías de numerosos alimentos.

Una dieta, basada en el consumo de moringa, permite reducir el número de calorías consumidas sin afectar los niveles de ingesta de otros nutrientes. Como ejemplo, 100 gramos de hojas Moringa, podría proporcionar hasta el 40% del requerimiento humano diario de proteína y más del 120% del requerimiento de calcio.

Los estudios científicos del uso de la moringa para adelgazar han encontrado que contiene una generosa cantidad de glucosinolatos, que al convertirse en isotiocinatos durante su digestión aceleran el metablolismo, es decir la quema de calorías.

Las vitaminas del grupo B, presentes en el árbol mejoran la digestión y ayudan al organismo a transformar los alimentos en energía sin almacenar grasas, ayudando a bajar de peso.  Además, existe evidencia empírica del papel de la moringa tanto en la aceleración del metabolismo, como en la reducción del hambre y la producción de un estado de bienestar general en quien la consume.

Al ser un alimento tan alto en nutrientes, el consumo de moringa ayuda al cuerpo a reducir los efectos negativos de las dietas rigurosas (que no son recomendadas) y de cualquier régimen para bajar de peso en general.

Al usar la moringa para adelgazar debemos tener en cuenta que es sólo una de las muchas herramientas necesarias para conseguir nuestra meta. La moringa no es una planta milagrosa y su uso debe combinarse con una dieta balanceada y una actividad física adecuada.

¿Cómo se toma la moringa para adelgazar? En seguida te damos algunas recomendaciones.

Moringa, cómo tomarla.

¿Cómo se toma la moringa? ¡La moringa se toma de muchas y diversas maneras! Puede comprarse en macetas, entera, en racimos, en comprimidos, polvo té, etc. Lo más recomendable para mantener sus propiedades, es consumirla cruda o apenas cocida. La buena noticia es que sabe deliciosa y, por lo que puedes sustituir las verduras que normalmente usas para cocinar por hojas de moringa y convertir casi cualquier platillo en una comida saludable.

Como se prepara la moringa en té.

Para conservar sus propiedades, la moringa debe secarse a temperatura ambiente. Una vez seca, tienes dos opciones, usarla directamente para preparar el té, adicionándola a un recipiente con agua que deberás hervir o recolectarla en pequeñas bolsas, como normalmente se prepara el té del súper mercado. El té de moringa no conserva todas las propiedades de la planta, pero es sabroso y más nutritivo que cualquier otro té.

Finalmente conoces algunos ejemplos de como se prepara la moringa, hay muchas maneras de tomarla, las que te mostramos son sólo algunas sugerencias. Recuerda que puedes aprovecharla en tu comida diaria como cualquier otra verdura.