“Los senos de hombre” (también llamados “pechos masculinos”) son el resultado de un exceso de grasa, o tejido glandular alrededor del área del pecho de un hombre. El término médico para esta enfermedad, sobre todo en los casos de agrandamiento de las glándulas mamarias, es ginecomastia, y puede causarles un estrés considerable y una incomodidad social a los hombres que la padecen. Si tienes ginecomastia, sigue estos pasos para aprender a controlarla o eliminarla.

1. Comprométete a bajar de peso.

Si tienes sobrepeso y tienes senos, tu opción más sensata a largo plazo es quemar grasa y bajar de peso. Una vez que empieces a adelgazar, podrás quemar la grasa en general, inclusive en el área del pecho. No existe una garantía de que esto solucionará el problema de la ginecomastia, especialmente si es un problema con el tejido de las glándulas mamarias en lugar de la grasa.

2. Cuida Tu Ingesta de Calorías y Realiza Actividad Física.

En el nivel más básico, el aumento y la pérdida de peso se deben a la ingesta de calorías. Si quemas más calorías en un día de las que ingieres al comer y beber, bajarás de peso (y viceversa). Esto significa que cualquier plan para bajar de peso de forma exitosa, debe combinar una dieta saludable de porciones controladas y mucho ejercicio.

• Mantén un equilibrio dietético. Al controlar y reducir la cantidad de calorías que consumes, podrías inclinarte fácilmente por unos cuantos alimentos y olvidar equilibrar la dieta. El hecho es que, entre menos energía recibas de los alimentos, más cuidadoso tendrás que ser, para asegurarte de que los alimentos que comas te proporcionen una nutrición equilibrada.

• El ejercicio aeróbico, como correr, nadar y las artes marciales, te ayudará a quemar más calorías por hora que la mayoría de ejercicios de resistencia (levantamiento de pesas). Por otro lado, desarrollar la fuerza muscular con el entrenamiento de resistencia, hará que tu cuerpo queme las calorías más rápido en general, sobre todo si se combina con el ejercicio aeróbico. Lo mejor es incorporar ambos tipos de ejercicio en el régimen.

3. Sigue tu plan. No te desvíes de la rutina que creaste para ti.

Los malos hábitos se forman de la noche a la mañana, pero convertir un estilo de vida saludable en un hábito puede llevarte muchos meses. Sé estricto contigo mismo y esfuérzate para pasar el período incómodo de transición hasta que tu nuevo estilo de vida, se convierta en automático para ti. A medida que te pongas en forma y adelgaces, el exceso de grasa desaparecerá poco a poco, lo cual reducirá el tamaño del pecho y aumentará tu confianza.