El hígado es uno de los órganos que mayor importancia tiene en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Tiene un papel fundamental en una gran cantidad de procesos de nuestro organismo, como en el de la digestión, ya que secreta bilis, y otros compuestos que ayudan a digerir los alimentos.

También ayuda a eliminar toxinas, a metabolizar los medicamentos y el alcohol, y a equilibrar la glucosa y los niveles de colesterol en sangre.

Por tanto, es fundamental mantener el hígado sano para que nuestra salud no se resienta, y el resto de nuestro organismo pueda funcionar adecuadamente.

En el caso de que este órgano se viese afectado, como ocurre con el hígado graso, puede suponer, a medio y largo plazo, un desequilibrio en muchas de las funciones de nuestro cuerpo. Por eso es importante cuidar de él y prevenir, reducir y eliminar cualquier tipo de amenaza para su funcionamiento.

Propiedades curativas del boldo.

Los beneficios del té o infusión de boldo para el hígado se producen gracias a los componentes que le confieren ciertas propiedades que ayudan a combatir esta patología. El boldo es, por encima de todo, rico en alcaloides y flavonoides, que le confieren ciertas propiedades beneficiosas para el hígado:

 

  • Tiene efecto colerético: es decir, que incrementa la producción de bilis, lo que provoca que las digestiones se realicen con mayor facilidad y, si se había disminuido esta producción, que regrese a niveles normales.

  • Tiene efecto colagogo: que quiere decir que ayuda a la expulsión de la bilis desde la vesícula biliar. La hinchazón producida en un hígado graso puede provocar un atasco en las vías de salida de la bilis, lo que puede generar graves problemas a nivel hepático.

 

  • Tiene efecto antiinflamatorio: teniendo en cuenta que uno de los síntomas más destacados del hígado graso es la hinchazón de las células hepáticas, el boldo ayuda a disminuir esta inflamación, mejorando notablemente el funcionamiento hepático.

 

Cómo preparar una infusión de boldo.

Para realizar una infusión o té de boldo para el hígado graso, necesitas una cucharadita de extracto de hojas de boldo para cada taza de 250 ml de agua. El extracto de hojas de boldo puedes encontrarlo fácilmente en cualquier herbolario.

Preparación

  1. Calienta el agua hasta que hierva y añade una cucharadita del extracto por cada 250 ml de agua que hayas echado.
  2. Deja que el extracto de hojas de boldo se integre en la infusión durante 20 minutos y después apaga el fuego y deja que repose durante unos 10 minutos.
  3. Tómalo cuando esté todavía caliente.
  4. Si te resulta demasiado amargo puedes añadir una cucharadita de miel o de jugo de limón.

Cuánto tiempo se puede tomar el boldo.

Puedes tomar de una a tres tazas al día, siempre después de las comidas, para facilitar la digestión. Esta infusión es un complemento al tratamiento que tengas pautado por un médico para el hígado graso, así como a una alimentación saludable y unos hábitos de vida sanos.

Ahora que ya conoces los beneficios del boldo para el hígado graso, ¿Qué esperas para probarlo?