El consumo excesivo de bebidas energéticas puede traer serios efectos secundarios a la salud del organismo, como: alteraciones cardiacas, deshidratación, daños a los riñones, entre otros peligros, por ello, es importante no abusar en el consumo de éstas.

Las bebidas energéticas son bebidas estimulantes que han sido comercializadas en los últimos años, su consumo principalmente es para poder combatir la fatiga, agotamiento, y para revitalizar al organismo de forma general.

Sin embargo, aunque se ha popularizado su consumo, también se ha visto que consumir las bebidas energéticas en exceso tiene serios daños y efectos en el organismo, por ello, ahora mencionaremos algunos de los peligros de consumir en exceso estas bebidas.

  1. Puede causar arritmias cardiacas en personas sensibles

Queda claro que para que un producto ocasione cierto efecto ya sea benéfico o dañino, todo se debe a los componentes con lo que está elaborado el producto, y en el caso de las bebidas energéticas los ingredientes con los que están compuestas son principalmente: cafeína, tiamina, guaraná, entre otros ingredientes que han sido añadidos a este tipo de bebidas, para poder mejorar el rendimiento físico sobre todo el de los deportistas.

Sin embargo, estos componentes, al ser estimulantes conllevan a una serie de alteraciones en el organismo como estimulación cardiaca, arritmas cardiacas, pérdida de reflejos, en exceso sobre todo la cafeína puede producir adicción, aumento de la secreción gástrica, entre otros daños.

  1. Deshidratación del organismo:

Aunque generalmente se cree, que ingerir bebidas energéticas, es una forma de hidratarse y sobre todo cuando se ha tenido un rendimiento físico intenso, se han llegado  a conclusiones de que su efecto podría ser todo lo contrario,  y sobre todo si éstas se mezclan con grandes cantidades de alcohol su efecto es más nocivo, pudiendo llevar al organismo a deshidratarse severamente.

  1. Daño al corazón:

Ingerir en exceso bebidas energéticas puede traer severos daños al corazón, un problema mayor que no sólo provoca alteraciones cardiacas como palpitaciones, taquicardia, aumento dela presión arterial, un reciente estudio de una Universidad Alemana reveló que las bebidas energéticas por sus componentes como la cafeína y taurina puede afectar el funcionamiento del corazón (contractibilidad) pudiendo desencadenar arritmias, por ello, no se aconseja su consumo en exceso, además, personas con problemas cardiacos deben prescindir de su consumo para poder prevenir el empeoramiento de su padecimiento.

  1. Nerviosismo:

Sin duda, consumir de forma excesiva las bebidas energéticas, afecta el funcionamiento del sistema nervioso central, y siendo uno de los sistemas más importantes del organismo, esto afecta de forma general el buen funcionamiento del organismo.

  1. Daño renal:

Los componentes de las bebidas energéticas no solo aumentan los niveles de energía, como su nombre lo dice, sino que además sus componentes pueden dañar los riñones, uno de los órganos más importantes del organismo. Por ello, y para poder evitar efectos dañinos en el futuro, se aconseja no beberlas en grandes cantidades y además no deben ser consumidas por niños y adolescentes.

  1. Alteraciones del sueño:

Uno de los principales peligros a la salud que causan las bebidas energéticas, son las alteraciones en el sueño, el insomnio, que a la larga puede desencadenar un cansancio crónico, pudiendo hacer que el funcionamiento del cuerpo se vaya deteriorando. Por ello, se desaconseja su consumo durante un tiempo prolongado, hay que recordar que son bebidas estimulantes, por lo tanto, en personas que tengan trastornos del sueño las deben evitar.

  1. ¿Alcohol y bebidas energéticas?

Algunos estudios que se han realizado, han concluido que mezclar bebidas energéticas con alcohol, provoca el deseo por beber alcohol. Por ello, los daños al organismo pueden aumentarse cuando estas bebidas se mezclan en cocteles, o si se usan con la idea de amortiguar los efectos del alcohol, por ello, se debe tener cuidando no solo en la cantidad que se ingiere de estas bebidas, sino también a evitar mezclarlas con alcohol, peor aún si se mezclan con drogas.